De entrada, lo que definitivamente no es creatividad, es seguir una serie de pasos predefinidos y repetir patrones para ser creativos, como se promueve en diferentes medios por doquier: métodos para la educación creativa, para emprender negocios creativos, para estar trendy, para abrazarnos los unos a los otros, para aprender “creativamente”, o para convertirnos en Einstein de la noche a la mañana. La falsa creatividad, o mejor dicho, la falsa guía rápida a la creatividad, es un negocio en auge en la gestión cultural, social, educativa, mercadológica y “emprendedora” que merece ser estudiada antes de que el término se ahogue en el mar del oportunismo lingüístico (¿No se ahogó ya?).

Ahí les van algunas provocaciones sobre temas que desde El Ingenio consideramos que, probablemente, no tienen mucho que ver con la creatividad tal como la hemos conceptualizado en las entregas anteriores.

ruedahip1.- Inventar nuevos nombres: Como lo dice nuestro Método de “Las Tres Esporas”, inventar nuevos nombres para una misma cosa (como “Las Tres Esporas”) no es algo creativo, sino necio y oportunista. Nuestra afición a los productos embotellados nos orilla frenéticamente a etiquetar y reetiquetar todo para ver si ahora sí funciona. Así nos pasa, por ejemplo, en la educación, en donde nos encanta designar de maneras distintas un producto sigue sabiendo igual ¿o no? El reetiquetado tendría un sentido “creativo” si resolviera o abriera un ámbito original, cosa que difícilmente sucede más allá del campo limitado del significado del nuevo nombre.

2.- Repetición mecánica de estrategias: La repetición acrítica de cualquier cosa nomás porque a alguien le funcionó, suena padre o vende mucho, no nada más NO ES CREATIVO, sino que ES UN OBSTÁCULO en sí para la creatividad, ya que impide que se encuentren soluciones originales, pertinentes, flexibles, efectivas y responsables a cada contexto y persona. ¿En serio se imaginan a Einstein leyendo “Los Siete sombreros de la creatividad” y a Pelé practicando “técnicas de brainstorming” antes de salir a revolucionar el campo de la física y de la pelota?. La gigantesca complejidad neuro-socio-ambiental de cada individuo requiere de estrategias adecuadas a esa complejidad, que por lo general son un poco más amplias que siete pasos. Por ejemplo, usar pacas de paja puede funcionar de maravilla para muros de viviendas en el desértico paisaje donde vive a quien se le ocurrió, pero no mucho en el húmedo trópico de quienes lo copiamos paso a paso como el Santo Grial de la bio-construcción (a menos que disfrutemos vivir entre muros de composta).

3.- El abrazo. El abrazo tiene resultados sumamente positivos para demostrar lazos de amistad entre personas cuyas culturas lo consideren como un gesto con tales cualidades, pero no necesariamente positivos para promover la creatividad. O sea: acudir a un taller que nos promete desarrollar nuestra creatividad pero en realidad sirve para nomás abrazarnos, tal vez nos suba el autoestima un ratito (o nos espante), pero no nos hará más creativos si no hay una intencionalidad bien definida y congruente con la creatividad. El acto tiene que ver menos con la CREATIVIDAD y mucho con la HIPNOSIS COLECTIVA.

ABRAZOEn la época del reetiquetado (retomando el punto 1) hay personas que prefieren, por motivos poco claros, decir “te invito a desarrollar tu creatividad”, que “te invito a abrazarnos”. ¿Será que la creatividad vende más que el amor?.

Aunado a pasar por alto la enorme diversidad de personalidades, estilos, inteligencias y culturas humanas (entre las que el contacto físico con extraños no es que sea la más generalizada), por más que trato de imaginarme a Newton en una dinámica para disparar su creatividad abrazando a sus compañeros o a su árbol de manzanas, y no lo logro.

4.-Desbordamiento de ideas: solemos identificar a quienes sufren de diarrea imaginativa como agentes creativos, a tal grado que hoy hay cientos de concursos para “ideas creativas que cambien el mundo” por doquier. La “fluidez ideacional” por sí sola, como vimos en los artículos anteriores, si no va aparejada cuando menos del compromiso y responsabilidad por realmente implementarlas hasta sus últimas consecuencias, de poco sirve más allá de la interacción verbal espontánea, el sketch o el apantalle facilón.

Amish_Hipsters5.- Uso de software y hardware creativo para hacerme creativo: desde que la creatividad se ve como una vía para hacer dinero, mucho dinero, asociamos que los productos producidos por creativos exitosos nos harán creativos, en la misma idea detrás de la malgastada fórmula de que “oyendo a Mózart te harás un Mozart, o cuando menos un genio matemático”, cuando de hecho, como dice Raymundo Zenteno, “de niño, Mozart no escuchó a Mozart”; ni Jobs inventó el ipod oyendo música en su ipod, ni Gates Windows chateando en Messenger, ni Zuckerberg posteando memes creativos. Como vimos anteriormente, uno de los rasgos más distintivos de la creatividad es la posibilidad de resolver problemas ante las limitaciones existentes, de ahí que el pensar que solamente al tener el último equipo más creativo, me haré más creativo, es una fórmula poco exitosa. Las biografías de los genios más envidiables están llenas de logros a partir de la limitación, salvo por el insólito caso reporteado en este link: “(http://eldeforma.com/2014/05/19/usuario-se-vuelve-creativo-tras-adquirir-una-macbook-pro/)”

6.- El Culto al fenómeno creativo. El estudiar, valorar, sistematizar, teorizar y difundir la creatividad no necesariamente nos convierte en agentes más creativos que otros, como el melómano no siempre se hace músico, ni el lector de historietas se hace Stan Lee, ni el cristiano se hace Ronaldo (…¿o era Cristo?). El culto a cualquier cosa tiene la ventaja ineludible de disfrutar aquello que se adora y generar un entorno propicio para que se promueva, por ejemplo, la creatividad, pero no sólo por el hecho de vitorear a diestra y siniestra que nos encanta la creatividad, nuestras capacidades se dispararán por los cielos, ni mucho menos nuestras capacidades para promover la creatividad entre otros. Como todo deporte, este se practica en la cancha (y precisamente las TED talks están del lado de las tribunas, y no de la cancha).


7.- Uso de sustancias que aumenten la creatividad

DCF 1.0Un cuate de la universidad tenía el lema de “las drogas no matan las neuronas positivas, sino las negativas”, con lo que evidenciaba que en efecto el uso cotidiano de estupefacientes aumenta el hábito de fantasear despierto, pero de ahí a que las drogas pongan en charola de plata las capacidades, estilos y actitudes que ya revisamos, es otro cuento. Tal vez el LSD, el opio, la heroína, coca, etc. etc. han ayudado a ciertos artistas a dar rienda suelta al desarrollo de sus lenguajes artísticos por el hecho de sentirse, a ratos, sensorialmente plenos, pero difícilmente construyeron puentes neuronales para volverlos creativos. El tema tiene que ver más con patrones de consumo de subculturas  asociadas a la creatividad, que con pontenciadores en sí de la creatividad, además de que los efectos de cualquier estimulante por lo general atentan contra la sostenibilidad de las capacidades creativas a largo plazo (basta con ello revisar numerosas biografías para conocer si vale la pena el numerito).

8.- Erudición: el sabelotodo con capacidades enciclopédicas no necesariamente es creativo. Como vimos, el dominio del campo sí es parte de la creatividad, pero no necesariamente quien cree que domina gran parte del tema despertará por ello sus capacidades creativas. Obviamente, mientras más te dediques a un tema, aumenta la posibilidad de que se descubran cosas que no se habían hecho antes (porque aumenta la probabilidad de que sepas cosas que los demás no saben), pero la sobreespecialización se vuelve un obstáculo a la posibilidad de incursionar en otros campos con posibilidades de interconexión e innovación.

BOMBA9.- La ética, la bondad y el deber ser: La creatividad no lleva fine éticos por sí sola, si no pregúntenle a Woody Allen y Polansky sobre su vida personal. Probablemente los sistemas de exterminio más creativos del mundo se cristalizaron en Auswitch e Hiroshima: bajo la lupa, los complejos mecanismos que llevaron a concretar la aniquilación sistemática (o inmediata) de millones de personas lleva el sello máximo de la creatividad, ya que resolvieron problemas de manera muy original a base de ensayo y error utilizando los recursos disponibles, se reunieron diversas mentes creativas para concebir y ejecutar cada detalle, e inclusive nos sorprenderemos al descubrir el grado en que varios de sus autores disfrutaron del proceso. Para que la creatividad esté del lado de Luke y no de Darth Vader se requiere de otro tipo de mecanismos que exceden el campo de la creatividad perse, y pasan a la cancha del culturalmente maleable universo del Deber Ser, el cual tampoco se forja en el discurso sino en la vivencia cotidiana.

10.- Soy Publicista, ó sea “creativo”. El origen de la arrogante adjudicación del adjetivo como descripción del oficio del publicista, no creo que merezca desgastar tinta (perdón, pixeles) más que para  cuestionar el hecho de que quien se dedica a la publicad automáticamente está en el terreno de la creatividad. Salvo contadas excepciones, la publicidad en general en los medios que se nos ocurran no es precisamente un oficio que esté constantemente abriendo brecha en innovación y originalidad en cualquiera de los ámbitos que usa como insumo (diseño, música, guión, fotografía, comunicación, etc. etc.). Sí así fuera, no nos sorprenderíamos ante las gratas anomalías que nos regalan de vez en cuando agencias como las de Gandhi, Bachoco o Chico Listo, que sí se merecen el mote por sus resultados más no por default.

En fin, esta la lista puede crecer al infinito en el carnaval semántico en que la Creatividad se ha metido.

SIGUIENTE ARTÍCULO

5.- INFANCIA Y CREATIVIDAD

ARTÍCULOS ANTERIORES:

1.-¿Qué eso de la CREATIVIDAD?

2.- CREATIVIDAD. Algunas definiciones

3.- Lo que probablemente sí es la CREATIVIDAD

Recent Posts